Publicidad:
La Coctelera

Nos vemos en Cuchilladas D. C.

195 post, 861 comentarios, 176 archivos y casi 6 meses después, echo el cierre en La Coctelera. Nos vemos en wordpress. Cañas gratis en el primer post.

A ver qué tal resulta Cuchilladas D. C. (después de La Coctelera).

www.cuchilladas.wordpress.com

Si necesitas que te suba la tensión...

Y tú, ¿Cómo buscas la felicidad?

Unas encuestas revelaron en 1995 que los medallistas olímpicos de bronce estaban más contentos que los que habían ganado la plata, ya que se comparaban con aquellos que no habían subido al podio, mientras los clasificados en segundo lugar tenían pesadillas porque creían que se les había escapado el oro.

Cosas que el dinero puede comprar, o no. El País.

Las intermitencias de la muerte

La muerte hace su trabajo como el basurero que recoge la basura o el carnicero que desolla a los corderos y ¡ay si alguna vez dejara de trabajar! Es parte esencial e imprescindible de nuestra vida; ¿quién si no nos iba a rescatar de ese limbo de decrepitud comatosa que ni es vida ni es muerte y hacia la que caminamos día a día? La muerte puede con todos, pero no con nuestros afectos. Se porta bien Saramago con la muerte.

"Al día siguiente no murió nadie", arranca la última novela del portugués. Ni al siguiente del siguiente ni del siguiente del siguiente. Euforia y caos. Desconcierto. Condenados a la vejez de por vida. El gobierno, preocupado por las pensiones; las aseguradoras, por los seguros de vida; las funerarias reconvierten su negocio hacia los animales, que sí mueren; la 'maphia' organiza escapadas eutanásicas al otro lado de la frontera, donde la Parca no se ha tomado vacaciones.

Esta trama panorámica, mediada la narración, comienza a planear cada vez más a ras de suelo. No sigo, sigue tú.

__________

También de Saramago, Todos los nombres






...y entonces le dice José Tomás que le dice Sabina

Cuenta en La Gaceta de Salamanca Carmen Esteban que le cuenta JoséTomás

que Sabina antes de iniciar su última gira americana, que ha sido un palizón, le pidió una foto de toros que a él le gustara para proyectar ante de empezar los concierto. José Tomás eligió una foto hecha en la plaza de Lima. De izquierda a derecha, posando antes de hacer el paseíllo, estos tres colosos: Fermín Espinosa, Manolete y Domingo Ortega, liados en sus capotes. Vamos, sale ahora esa terna a escena si pudiéramos resucitarla, y pone esto a echar humo. De todas formas, gracias, Joaquín por avalar con tu postura de figura internacional, un melonar con sus meloneros.

Los genios (tres), que están condenados a entenderse.

Gracias por la foto, Pancho.

Nosotros sí que tuvimos un problema por su capricho

Tengo el problema de no haber sido tan listo de haberlo sabido antes

Cínico. Ojalá y le pudiéramos ver algún día declarando ante el Tribunal de La Haya por haber apoyado una guerra ilegal e injustificada. Bueno, para usted sí que había justificación: la 'gloria' de ver a España en la picota de la política internacional, la foto de las Azores con your friend Bush y your other friend, pero menos, Blair. Ah, qué momento: EEUU, Reino Unido y España pilotando la nave de la justicia mundial. Voy a poner el himno nacional que me estoy...

Apadrina a un coctelero deswifiado

Entre los cocteleros que están haciendo de Gallardón -genial, Pedro- y el wifi del vecino que lleva unos días sin funcionar, tela como ando de vida cibernética. Me veo ahora aquí, a las once y veinte de la noche, en el asiento de copiloto del Polo Bunny, portátil en las rodillas, en la puerta de la biblioteca -cerrada desde hace dos horas y pico-, luchando contra el frío, la duración de la batería, la vergüenza, y el tunning éste que le han hecho al blog, que todavía huele a pintura fresca y al que que los bajos le van pegando en el suelo al tiempo que se mueve el alerón.
Vamos, vecinos, ese wifi; vamos, cocteleros (¡ánimo!), ese blog .

¿Esto es libertad de expresión e interactividad?

Un delito es lo que es. A los que lo han escrito no les voy a decir nada, bastante tendrán con ser como son. A los responsables últimos de que salgan esos comentarios, que se pongan las pilas para que no vuelva a ocurrir. Un poco de responsabilidad, por favor.